Planes estratégicos, planes gestión, planes de innovación, planes a largo plazo, planes de acción… En las organizaciones se dedica una buena parte del tiempo a planificar, desde diferentes perspectivas y con muy diversas metodologías. La planificación es una de las fases fundamentales de la gestión y la primera de la herramienta más popular y utilizada de la mejora continua: el ciclo PDCA.

Considerando que vivimos en tiempos de gran incertidumbre, convulsos y muy cambiantes, ¿realmente toda esta planificación es útil y positiva? Y, sobre todo, ¿ayuda a conseguir mejores resultados? Sorprendentemente, esta es una pregunta para la que no había una respuesta demasiado unánime y clara, ya que la investigación existente llegaba a resultados bastante diversos. Pero hace tan solo unos días se ha publicado una amplia y exhaustiva investigación analizando la relación entre la planificación en las organizaciones y su rendimiento, que aporta más luz al respecto.

Nos referimos al trabajo Meta-Analysis of the Corporate Planning–Organizational Performance Relationship: A Research Note (2022), un metanálisis en el que se han identificado, agrupado y sintetizado los resultados de los más de 150 estudios realizados por todo el mundo, analizando la relación entre la planificación corporativa y los resultados empresariales o de negocio. Y el equipo que lo ha realizado resume con esta persuasiva frase sus conclusiones principales:

«En general, nuestro metanálisis proporciona una respuesta clara a una pregunta planteada hace décadas: ¿La planificación (corporativa) es rentable? La respuesta es definitivamente sí.»

Cabe destacar que el equipo de investigación encontró que la relación positiva entre la sofisticación del sistema de planificación y los resultados ocurre en empresas de todo tipo y tamaño, aunque es más clara en empresas de fabricación, respecto a empresas de servicios, y en empresas grandes, respecto a pequeñas.

Estos resultados indican que no parece haber excusas para dejar de planificar, incluso en entornos de alta incertidumbre. Y coinciden con un pequeño trabajo que hicimos en EUSKALIT hace unos años en colaboración con Orkestra, en el que preguntamos a los responsables de varias organizaciones avanzadas por las prácticas de gestión que más habían influido en sus buenos resultados. La gran mayoría citaron la elaboración de planes y su seguimiento sistemático.