El teletrabajo ha sido uno de los protagonistas de la pandemia y para gestionar su presencia en las organizaciones en condiciones «normales» será necesario tener en cuenta aspectos fundamentales como la productividad y la disponibilidad de recursos e infraestructuras necesarias. Y también la opinión, expectativas y percepciones de las personas, por lo que habrá que recopilar y analizar información al respecto.

En un artículo anterior mencionamos una interesante iniciativa en ese sentido, el proyecto WFH Research, que lleva meses recabando datos sobre el tema a través de decenas de miles de encuestas. Y algunas de las conclusiones resultan especialmente interesantes.

Por ejemplo, una de las dudas más habituales está relacionada con el porcentaje de días de teletrabajo. Y en el siguiente gráfico obtenido en el WFH se sintetizan los deseos de las personas cuando se les ha preguntado al respecto:

Días deseados de teletrabajo tras la pandemia

Como se puede observar casi una de cada tres personas desea teletrabajar al 100%. Pero, en el otro extremo, casi una de cada cuatro no desea hacer teletrabajo. Y el resto de personas se reparten mayoritariamente entre 2 y 3 días por semana de teletrabajo.

Por otro lado, también puede ayudar el saber cómo valoran las personas los periodos de teletrabajo respecto a las expectativas previas, y en el siguiente gráfico se resumen los resultados:

¿Cómo resultó el teletrabajo respecto a lo esperado?

Más de la mitad creen que esta modalidad de trabajo resultó mejor de lo esperado y solo una de cada siete personas lo valoró como peor.

Viendo estos resultados parece bastante evidente que las diferencias en las preferencias personales pueden ser notables, así que es posible que haya que apostar por enfoques de gran flexibilidad. De cualquier forma, estos datos pueden servir como referencia para una primera aproximación o para los primeros planteamientos que se hagan.

Por cierto, cabe señalar que el último informe del WFH incluye otra información bastante curiosa. Nos referimos a las modificaciones en las rutinas diarias y hábitos personales antes de ponerse a trabajar, que también han cambiado durante los periodos de teletrabajo:

  • Tiempo dedicado a prepararse y arreglarse: De 27,8 a 19,1 minutos.
  • Utilizar el despertador: Del 87,6% al 77,4%
  • Ducha o baño: Del 85,1% al 73,4%
  • Lavarse los dientes: Del 95,3% al 91,8%
  • Ponerse ropa limpia: Del 93,7% al 71,5%
  • Maquillarse: Del 44,4% al 27%
  • Afeitarse: Del 52,4% al 39,6%
  • Uso de desodorante: Del 92,9% al 81,6%

Unos datos también dignos de analizar…