Gestión basada en evidencia científica
avatar

Aunque nuestro cerebro es extraordinario, también es muy susceptible de verse influenciado por sesgos e ideas preconcebidas. De hecho, podría decirse que incluso dispone de algo parecido a un “mecanismo de defensa” cuyo fin es mantener dichas ideas previas, como ya postuló en los años 50 el psicólogo Leon Festinger al definir la “disonancia cognitiva” (podéis leer sobre el tema en el interesante artículo “Por qué no podemos dejar de estar equivocados“). Por todas estas razones, la evidencia y los datos objetivos deberían ser una poderosa herramienta a la hora de tomar decisiones. 

Probablemente el área en la que con más intensidad se están implementando la toma de decisiones basada en la evidencia es la medicina, relegando a un segundo plano las opiniones de expertos, que en el pasado fueron la base del desarrollo del conocimiento médico. También la educación, la economía y la política son áreas en la que últimamente se busca tomar decisiones en base a evidencias objetivas, ya que los ejemplos de errores y directrices desafortunadas son abundantes y tienen un enorme impacto social.

En lo que respecta a la gestión de las empresas, basta echar un vistazo a la zona de “gestión empresarial” de cualquier librería para comprobar que las teorías son realmente abundantes. Para cada tema o área podemos encontrar propuestas muy diversas, en función de su autor: el liderazgo, la estrategia, la productividad o la motivación se plantean de forma bastante diferente, siguiendo argumentos normalmente bastante convincentes… pero no siempre coincidentes.

Los modelos modernos de gestión, como por ejemplo el modelo EFQM, intentan basarse en una filosofía científica y basada en la evidencia, pero la cuestión no es fácil. Los expertos que publican en las revistas especializadas intentan razonar y justificar sus hipótesis de forma rigurosa, pero una organización empresarial es un sistema enormemente complejo, que depende de gran cantidad de variables internas y externas y que se ve poderosamente influenciado por la jungla de relaciones de las personas que la componen. Por eso, la investigación en este área es especialmente difícil, sobre todo cuando hay que diseñar ensayos controlados en los que se analice la influencia de una o varias variables de forma aislada.

Sin embargo, esta dificultad no debería desanimarnos, más bien al contrario. Supone un emocionante reto para aquellas personas interesadas por la gestión y los modelos organizativos, ya que permitirá identificar y seleccionar las herramientas de gestión que más valor aportan y que más ayudan a ser competitivos.

Una buena forma de empezar a profundizar en la gestión basada en la evidencia puede ser conociendo lo que se está trabajando al respecto. Para empezar, recomiendo la web “Science Based Management“, en la que podemos encontrar ideas y referencias muy interesantes, que nos pueden servir para “tirar del hilo” y profundizar en temas concretos.

Esta web también incluye “los cinco principios de la gestión basada en la evidencia“, que creo que hacen un buen resumen de lo que quería transmitiros al escribir este post:

  1. Abordar los hechos concretos, y construir una cultura en la que las personas se animen a decir la verdad, aunque sea desagradable.
  2. Estar comprometido con  la toma de decisiones “basada en evidencias”- que significa estar comprometido a conseguir la mejor evidencia y usarla para guiar las acciones. 
  3. Trate a su organización como un prototipo inacabado – fomente la experimentación y el aprendizaje mediante la práctica.
  4. Busque los riesgos y desventajas en lo que la gente recomienda – incluso la mejor medicina tiene efectos secundarios.
  5. Evite basar las decisiones en creencias no probadas pero muy arraigadas, lo que se ha hecho en el pasado, o en comparaciones poco críticas observadas en ganadores o líderes.

A mí me parecen unos principios absolutamente fundamentales para los responsables de la gestión de una empresa, cuya labor es la de desplegar metodologías de gestión que ayuden a conseguir empresas más competitivas.

Pues eso, seguiremos tirando del hilo…


Comments

Gestión basada en evidencia científica — 2 Comments

  1. Hola Luis:
    creo que éste es el camino. Es muy difícil basar una decisión en la evidencia, porque también esta evidencia se construye asumiendo muchas cosas, pero es muy importante si queremos trasladar prácticas de éxito de unas empresas a otras. Yo trabajo en medicina, y es muy difícil practicarla si sólo tienes en cuenta la opinión/experiencia de los profesionales (por muy “buenos” que éstos sean). En mi profesión, además de la evidencia, hay que conjugar la experiencia, las características del paciente y sus expectativas, así como la ética profesional. Desde luego, no es fácil, pero es el camino. Un abrazo y ánimo.

  2. Hola Luis. Yo creo que el tema del liderazgo es mas un tema práctico que un tema científico. Las ciencias tratan de percibir y explicar desde lo esencial hasta lo más complejo, el porqué de las cosas y su devenir. Según el filósofo de la ciencia Paul Feyerabend, no es efectivo que la noción de conocimiento válido se reduzca al conocimiento científico. Al conjunto de conocimientos científicos de la psicología, sociología, economía…etc. que ayudan a resolver problemas concretos e importantes debemos incorporar la filosofía, la ética, la literatura, el arte y la sabiduría humana en general que ayudan a concebir fines y objetivos valiosos y deseables en las gestión de las organizaciones. La evidencia no es otra cosa que la «vivencia» de la verdad. Husserl, E ….vale ¡ y ahora que hacemos¡….pues mirar con sentido crítico los cinco principios y tener la sabiduría para saber los que hay que hacer para desarrollarlos.
    Gracias por el Post. Un saludo

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

HTML tags and attributes are not allowed.