Entrenando el músculo de la gestión
avatar

Recientemente y después de un tiempo dándole vueltas, quizá sea por la llamada crisis de los 40, he empezado a hacer deporte, en concreto he empezado a correr. Al principio tenía miedo de no ser capaz de recorrer ni 1km y hacer un ridículo espantoso, y sobre todo, tenía muchas dudas. Desconocía la técnica y además, no me creía capaz de llegar a ser constante o lograr llegar a la meta. Por ello comencé a informarme, hablar con personas que practicaban, leer artículos, foros relacionados y salí a explorar el terreno. Por suerte, en la zona donde yo vivo hay buenos sitios para practicar y pronto descubrí lo que buscaba, un camino señalizado cada 250 metros. Empecé tímidamente, marcándome pequeñas metas que iba superando poco a poco. Mientras esto ocurría iba subiendo mi fortaleza física y porque no decirlo, mi autoestima: ¡Lo estoy consiguiendo!

Después de un tiempo echo la vista atrás y pienso con orgullo que me he superado, sigo haciéndolo y me sienta de maravilla. Por eso me pregunto ¿qué nos lleva a temer algo cuando ni siquiera hemos intentado ponerlo en práctica? Actualmente hay organizaciones “con cierta edad”, que necesitan ponerse en forma. Muchas veces, como ocurre con el footing, no es necesario invertir en grandes instalaciones y dotarse de nuevo equipamiento, sino de buscar en nuestro armario los recursos necesarios, elegir el camino que nos es apropiado y marcarse pequeñas metas que nos den los resultados esperados.

Al igual que en el entrenamiento no se puede pretender correr más rápido de lo que nos permiten nuestras piernas, ni marcarse objetivos inalcanzables ya que corremos el riesgo de desmoralizarnos. Hay que tomarse su tiempo y trabajar poco a poco. Marcándose metas alcanzables pero a la vez retadoras. Es un camino largo, que no acaba nunca diría yo, ya que siempre tendremos nuevos retos que lograr. En Euskadi, tenemos la suerte de contar con numerosas organizaciones que continuamente se van superando, de las que podemos aprender en diferentes foros, y empresas que si lo necesitamos nos pueden marcar un ritmo de entrenamiento. Un buen ejemplo es nuestro Buscador de Excelencia y buenas prácticas.

Por eso llámese footing, running, correr o llámese Excelencia o Gestión Avanzada hay que ponerse en marcha e ir mejorando, desarrollar músculo que nos permita estar fuertes e ir alcanzando nuestros objetivos.


Comments

Entrenando el músculo de la gestión — 2 Comments

  1. Totalmente de acuerdo contigo Natalia, es que una vez que el ciclo de mejora continua PDCA se pone en marcha, no hay que dejarlo parar, sino cogerle el ritmo y tirar siempre para adelante.

    http://npconsultingnet.wordpress.com/

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

HTML tags and attributes are not allowed.