El Liderazgo Avanzado y la toma de decisiones
avatar

En EUSKALIT hemos desarrollado una metodología para implantar un Liderazgo Avanzado en las organizaciones. Durante su puesta a punto, la hemos utilizado en la formación de las 120 personas que han tomado parte en el curso de Técnico en Gestión Avanzada para personas en desempleo. En las sesiones formativas dividíamos al grupo en equipos y planteábamos diferentes ejercicios en los que había que ejercer las distintas destrezas del liderazgo; la forma y el estilo con que las personas ejercían dichas destrezas condicionaban, obviamente, los resultados de cada equipo.

Uno de los ejercicios que ideamos consiste en responder, primero individualmente, un test sobre la teoría estudiada para a continuación y en equipo elegir la “mejor” solución de entre las que proponían los miembros. No era raro que alguna de las personas tuviera más aciertos individualmente que el equipo al que pertenecía. ¿Qué ocurría en estos equipos para que, teniendo uno de sus miembros la solución correcta, se adoptara una mala decisión? ¿Cómo ejercían sus miembros destrezas como la escucha activa, argumentar, resolver controversias y especialmente la toma de decisiones?

Cuando preguntaba a los equipos sobre el método que usaban, las respuestas eran “Como el tiempo apremia, si todos hemos marcado la misma respuesta, no se revisa ni se discute más. Cuando alguien discrepa, si no es posible convencerle, se impone la respuesta de la mayoría”. De esta forma obtenían un resultado medio, o mediocre, y se acababa la tarea en plazo, pero se desperdiciaba el talento y el conocimiento de los miembros del equipo más brillantes y, curiosamente, se hacía “por el bien común, para llevarse bien, por educación o por no discutir”.

Esa misma noche, me encuentro en el libro de Sir Ken Robinson “El Elemento” (Grijalbo 2010), una advertencia sobre los peligros del pensamiento grupal (término del psicólogo Irving Janis). Viene a decir que en ciertos grupos, es más importante y se dedica más esfuerzo a lograr la unanimidad de los miembros que a evaluar de manera realista las formas de actuar y pensar alternativas. Se da por sentado que una decisión grupal tiene siempre más posibilidades de acertar y que siempre representa la voluntad de la mayoría, cuando quizás sean varias las personas que discrepan en secreto, pero el miedo a ser rechazado o tachado de loco, de pesimista, o de rarito… de ser la única persona que se opone al grupo, les impide mostrar su parecer o hacer su aportación. (Algunos experimentos interesantes al respecto: Experimento de Solomon Asch y parábola de Jerry B. Harvey sobre la paradoja de Abilene).

En palabras de Robinson “El poder de los grupos estriba en que dan validez a los intereses comunes de sus miembros. El peligro del pensamiento grupal estriba en que entorpece el juicio individual. El grupo piensa al unísono y actúa en masa. En lo que a esto respecta, los grupos de gente son como bancos de peces”.

El problema por tanto está en gestionar de manera equilibrada valores tan necesarios como la cohesión y la coherencia con la riqueza que aporta la diversidad.

Así es que si lideras y quieres evitar los efectos nocivos del pensamiento grupal, debes velar para que en el equipo se cuestionen las ideas con libertad, se analicen los riesgos de manera objetiva, se recopilen datos exactos y representativos y se planteen planes y estrategias alternativos. Técnicas como Los seis sombreros para pensar de Edward de Bono ayudan en los procesos de toma de decisiones.


Comments

El Liderazgo Avanzado y la toma de decisiones — 6 Comments

  1. Aspaldiko! Patxi,

    Me ha gustado mucho el post. En esta sociedad tan ‘políticamente correcta’ vien bien recordar el pensamiento lateral.

    Recibe un fuerte abrazo,

  2. Me ha encantado Patxi. Como decía Gabriel, en el contexto políticamente correcto de las empresas avanzadas en gestión, parece que plantear cualquier alternativa al “incuestionable” consenso sea una herejía. Sin restarle méritos al consenso, animo a ser hereje y a probar otras fórmulas de toma de decisiones en grupo. Cuantas más opciones tengamos a la hora de afrontar el debate en grupo, más probabilidades de dar con la decisión acertada para cada caso. Al menos eso creo y aplico yo.

  3. Buenas tardes. Gracias por el artículo en sí y por las referencias a conocimiento que haces, el libro…
    Me ha traído a la cabeza una trasparencia que utilizamos a primeros de año en nuestro debate para enfocar el 2013. La copio de seguido:
    Nos debemos ver obligados a jugar con las dos vertientes del “individualismo necesario”:
    No debemos de caer en valorar y pensar solo en uno mismo, el volvernos egoístas. Debemos defender el equipo, perseguir y conseguir sus objetivos comunes
    Pero tampoco debemos referenciar todo al grupo “…. cuando el temor a equivocarse se viste con el nombre de trabajo en equipo, escondiendo la responsabilidad personal,….”

    El conseguir objetivos comunes no debe de ser a base de aceptar lo que no es bueno o lógico para uno mismo, sólo tras una buena discusión y poner pros y contras, uno debe cambiar de idea.
    Hay también otro tema que tocas que me parece muy interesante, anteponer la cumplimentación de los tiempos a la calidad del trabajo. Yo diferencio entre tempo y tiempo (igual es un error lingüístico), tempo llamo a las fechas marcadas y tiempo al dedicado en alcanzar la solución, no son ni deben de ser los mismos, los tempos deben de respetarse, pero el tiempo es la goma que puede hacer que se cumplan. Cumplir los tempos es un signo de Calidad (plazo de entrega), cumplir los tiempos también, pero como segunda derivada, su primera derivada es la productividad de mi actividad.

  4. Gracias por el artículo Patxi! sí, como dices qué pasará que teniendo quizá la respuesta en el grupo, esta no aflora, creo que tenemos que mejorar nuestra forma de comunicarnos, de hacernos mutuamente preguntas de esas que llamana “poderosas” para profundizar en los temas y salir de la comodidad.

  5. Muy interesante la reflexión Patxi, me ha encantado. Efectivamente, uno de los grades retos de los líderes es que todo apremia… ¡para ayer!, cuando con frecuencia una reflexión más sosegada con escucha activa es lo que realmente necesitan.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

HTML tags and attributes are not allowed.