Boroa, de la semilla de un kiwi a la estrella Michelín y más allá
avatar

Muchos hay que en este mundo quieren coger sin sembrar; el que no siembra no coge: así lo dice el refrán.

En realidad no lo decía ningún refrán, si no que se trata de la letra de una copla, que me va a ayudar a ilustrar un ejemplo de siembra, tenacidad y constancia: el Boroa.

El Boroa nace hace unos 15 años (1997) de la mano de Asun y Javi con el objetivo de conseguir un sueño: ser un BUEN RESTAURANTE (con mayúsculas), “mejor que muchos de esos restaurantes en los que estos profesionales hemos desarrollado nuestra vida profesional“, según sus propias palabras.

Desde el principio apostaron por ser buenos no sólo en la cocina, de la mano de Javier Gartzia, si no en la gestión del local, capitaneado por Mª Asun Ibarrondo. Animados por la Asociación de Hostelería de Bizkaia, trabajaron junto a otros restaurantes en la implantación a modo de piloto de las Normas Q de Calidad Turística y consiguieron certificarse allá por el 2002.

Como muchas otras empresas con certificados de calidad, los inicios fueron de la mano de una consultoría especializada de la que aprendieron mucho. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que debían implicarse más y asumir entre todos ese sistema de calidad recién implantado. Por ese motivo, decidieron implicar a más personas en la gestión y poner en marcha un comité de calidad donde tomaban parte personas de todas las áreas: Sala, Cocina, Bar, Limpieza… A los impulsores del proyecto se unieron, así, un segundo grupo de líderes que querían continuar con el camino iniciado.

Todo esto ayudó, seguramente, a la obtención de la primera Estrella Michelin en 2008, algo que supuso un antes y un después en las exigencias de sus clientes. Sin perder los nervios y piano, piano ellos siguieron con el camino emprendido y en 2009 solicitaron a EUSKALIT su primer Contraste frente al Modelo EFQM: “Nos dimos cuenta de que aún teníamos mucho margen de mejora en la gestión y nos pusimos como objetivo obtener la Q Plata”.

Después de formarse en Principios y metodologías avanzadas, Estrategia y Gestión por Procesos obtuvieron en 2012 el Diploma de Compromiso con la Excelencia.

Poco antes de la obtención del reconocimiento, en un acto que tuvo lugar en la Semana Europea de la Calidad y la Excelencia, ellos hicieron un símil de su trayectoria con la de los “kiwis” del Boroa, semillas que plantaron hace muchos años en los terrenos que rodean el restaurante, y que el año pasado empezaron a recoger fruto de su paciencia y perseverancia.

Si un día se acerca a este maravilloso restaurante y le ofrecen un kiwi, acuérdese de esto: el que no siembra, no recoge.


Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

HTML tags and attributes are not allowed.