La navidad, los clientes y la innovación
avatar

Esta semana he tenido la oportunidad de visitar tanto los almacenes de Olentzero como de los Reyes Magos. Una vez más he observado que también ellos saben adecuarse a los tiempos. Una vez más han trabajado en alinear su estrategia para captar nuevos clientes. Y, no sólo eso, sino que también han sabido incluir en su reflexión estratégica elementos que permiten obtener la máxima rentabilidad de un mismo cliente.

De lo observado en los almacenes navideños he llegado a algunas conclusiones sobre nuevos productos y servicios que permiten dar más valor a un mismo cliente y tratar, desde esta fidelización, de seguir creciendo. Por ejemplo:

-       Los packs de ocio tipo Smart Box, Groupon, etc. corresponden a empresas que han recurrido a la venta online como nuevo canal de venta. Esta estrategia basa su éxito en que utilizan un medio que llega directo al cliente, con menos intermediarios, el cual le permite comprar más fácil y en mayor cantidad.  Además, les evita a Olentzero y Maridomingi fallar a personas con aficiones y gustos no del todo conocidos.

-       Las ediciones de artículos vintage renovados en imagen dirigidos a un público infantil a menudo se basan en un cliente ya fidelizado. ¿Habéis pensado en los juguetes que se venden pensando más en los progenitores que en los destinatarios, que también se harán clientes? Por ejemplo, Las Barriguitas, Hello Kitty, Spiderman (que antes era El Hombre Araña)… son ejemplos de cómo empresas inteligentes se valen de clientes que ya tienen las emociones positivas creadas para crear nuevas emociones en nuevos clientes. ¡Los Reyes Magos nunca fallan con estos artículos, pues, en realidad a quien más gustan es a ellos mismos!

-       La gran oferta de artículos de regalo, decoración y alimentación relacionados con la navidad que llegan cada año a los centros comerciales según pasa Halloween, esa nueva fiesta del calendario del consumo. De este modo, a la vez que las familias disfrutan de una tarde renovando decoración y eligiendo menús navideños, pueden ir rellenando el check list de regalos, perdón, las cartas de Olentzero y Reyes Magos. Es decir, los centros comerciales son un ejemplo de cuando se ofertan más servicios (o productos) a un mismo cliente.

La innovación es hacer cosas nuevas, de manera diferente y mejor que los demás. Y la inspiración nos  puede llegar incluso de Olentzero o de los Reyes Magos.


Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

HTML tags and attributes are not allowed.